El 57,4% de los coches de segunda mano que se venden en España tienen más de 10 años

La crisis económica derivada del coronavirus dispara la venta de coches con más de 15 años (el 34% del total), mucho más contaminantes y menos seguros que los coches modernos




La crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus ya hace meses que se hace notar en el segmento de las ventas de coches. Aunque las ventas y matriculaciones de coches nuevos han caído muchísimo debido al confinamiento y el actual panorama de incertidumbre económica, el canal de ventas de coches de segunda mano ha crecido un 11% durante el mes de julio, según apuntan las cifras de Ganvam, una asociación de vendedores y talleres relacionados con el automóvil.

Ahora bien, el informe de Ganvam apunta un dato muy relevante: 76.697 de las 222.717 unidades de segunda mano que se vendieron durante el mes de julio eran coches con más de 15 años de antigüedad. En otras palabras, el 34% de los coches de segunda mano que se venden en España tienen más de 15 años, el porcentaje más alto jamás alcanzado en la historia reciente del mercado español.

Los coches de segunda mano con una antigüedad de entre 10 y 15 años suponen el 23,4% del mercado de coches de segunda mano, con un total de 51.225 operaciones. Si sumamos los porcentajes de los coches de más de 10 y de más de 15 años encontramos que el 57,4% de los coches de segunda mano vendidos en España tienen más de diez años.

Esta realidad se explica por un contexto de crisis generalizada (con un descenso del 10% del PIB y una tasa de paro en torno al 20%) que hace que buena parte de los compradores de coches de segunda mano no puedan afrontar la compra de un coche nuevo o de un coche de ocasión con menos de tres años de antigüedad.